Tratado de libre comercio: Lo que no nos cuentan por la TV

Este año se nos viene encima algo que va a marcar un antes y un después en las relaciones entre las multinacionales, los países y nosotros, los consumidores. Por desgracia para todos, nuestros representantes democráticos, esos que “supuestamente” hemos elegido para representarnos…han callado sobre este tema, el Tratado de Libre Comercio (TLC) que se está negociando entre la Unión Europea y Estados Unidos.

No hay debates televisivos, no hay información en prensa, no hay debate en la calle…si saliésemos a preguntar a la calle sobre este Tratado de Libre Comercio, el grueso de la población no podría respondernos por la falta de información que ex profeso les facilitara la introducción de tan mal acuerdo para todos nosotros.

¿Sospechoso, verdad?

Quiero dejaros un articulo publicado en http://www.kaosenlared.net/ donde  Jokin_Zabal@ nos explica alto y claro el porque de esta falta de información.

 

Acuerdo Trasatlántico de Comercio e Inversión (TTIP): utopía de las corporaciones multinacionales, distopía de los trabajadores y los ciudadanos

Domingo, 18 de Mayo de 2014 19:51

Artículo/noticia publicado/a en Kaosenlared.net en el apartado de Libre Publicación NO seleccionada/o por el Colectivo Editorial.
El TTIP, o Acuerdo Trasatlántico de Libre Comercio (TAFTA), como su nombre apunta, representa la culminación de la liberalización del comercio y la inversión a ambos lados del Atlántico, la “carta blanca” a las corporaciones transnacionales que cada vez más gobiernan el mundo sin ambages.

A finales del siglo XVIII, en 1776, se publicó la obra de referencia de Adam Smith, An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, más conocida como “La Riqueza de las Naciones”. En los albores del Capitalismo que conocemos, en su famoso y poco leído tratado, para salvar la cuestión social dentro del libre mercado, Smith afirmaba que el interés individual repercutía en último término en el interés social. Asumía así que el interés individual era inocente, es decir, que el preocuparse de uno mismo no lleva consigo hacer daño a los demás; al contrario, pues se puede tener interés en vender algo porque se obtiene beneficio de ello pero también porque interesa que alguien se beneficie, pues de este modo ganan ambas partes y la relación continúa. Aceptando esta máxima, puede decirse que algunos se hacen empresarios para ganar dinero y al mismo tiempo ofrecer a la sociedad productos y servicios que necesita, siendo mínimo el papel del estado. Paradójicamente, en la instauración del Contrato Social, ¡la mano invisible del mercado era en sí benevolente!

Sin embargo, casi dos siglos y medio de Capitalismo rampante después, en un mundo globalizado que se va configurando a modo de gigantesco tablero de juego geoestratégico a medida que… Seguir leyendo en:

 

Origen: Tratado de libre comercio: Lo que no nos cuentan por la TV

Un comentario sobre “Tratado de libre comercio: Lo que no nos cuentan por la TV

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: